Desde que la orquesta bogotana entró en la escena salsera, para presentar una propuesta que retomó lo que algunos llaman salsa dura, se generó un cambio en las tendencias salseras a nivel local. Uno de los éxitos que llevó al reconocimiento de esta agrupación fue la excelente adaptación del clásico de Henry Mancini - The Pink Panther Theme - titulado: La pantera mambo, que en nuestra opinión, representó un nuevo aire en el ambiente, ya un tanto gastado, de la salsa romántica.

Diez años después y, con cuatro trabajos a cuestas, La 33 nos muestra un conjunto maduro y Tumbando por ahí lo confirma. El álbum, liberado en mayo de 2013, contiene 13 temas que realmente valen la pena escuchar, aunque, no haya grandes innovaciones ni se tomen riesgos musicalmente hablando. Tumbando por ahí, representa una muestra de que la orquesta ha llegado a un punto de identidad musical plena, en primera instancia porque trae composiciones nuevas; y en segunda porque ha asumido un estilo propio, cuestión que es difícil de lograr.

Portada del álbum Tumbando por ahí - Imagen: la-33.com

Portada del álbum Tumbando por ahí - Imagen: la-33.com

Este trabajo discográfico, resume los andares de la orquesta y supone que tendremos La 33 para rato, cosa que es una buena noticia. El álbum también redescubre el espíritu festivo del género, evocado a través del nombre, en donde la música y los mensajes que se transmiten hacen parte de las andanzas y las experiencias recopiladas. Un buen ejemplo de esto son temas como Patacón con queso, en donde a partir de la experiencia cotidiana se recuerdan viejas tradiciones gastronómicas, particularmente de la costa colombiana. El tema mencionado, rememora en su coro al Carbonerito -un tema muy popular del Gran Combo de Puerto Rico.

Adentrándonos más en el disco, la canción de apertura Cuero, nos presenta un tema esencialmente salsoso -como diría Cesar Miguel Rondón- y con espíritu de descarga cuya invitación a bailar es inevitable, confirmando el ánimo de la orquesta por presentar temas para los bailadores, asumiendo de nuevo esa vieja escuela y rompiendo con la ola de salsa romántica, muy popular en nuestros días.

Es de destacar, que para este trabajo la orquesta contó con la participación de artistas invitados, como: Karen Bravo, quien interpreta el vibráfono en Shooting Mambo -quien ha compartido escenario con músicos de la talla del maestro Eddy Martínez Ver Jazz al parque 2011-, tema en el cual se nota una gran influencia del jazz con algunos matices de soul que, en algunos momentos, recuerda temas del fallecido Joey Pastrana.

El tema que le dá el nombre al album, Tumbando por ahí, revive una de las temáticas recurrentes en la expresión salsera; las experiencias de vida. Si bien, no hay un mensaje profundo, sí se recrean las vivencias de aquellos que han encontrado refugio en la música, de hecho, la cotidianidad se toma como fuente de inspiración verbigracia el fragmento que dice: "(...) el pasar de los días alimenta las melodías de mi vida ...". En la misma dirección se encuentran otros temas como: Casanova y Guayabo.

Asimismo vale la pena destacar Silencio, que en nuestro concepto, reúne muchas de las características de la orquesta y exhibe de manera más directa los elementos melódicos que hacen que un bailador o melómano idenfique de forma plena al conjunto de la calle 33.

En conclusión, es un excelente trabajo que demuestra la madurez de la orquesta y el porqué del reconocimiento que ha venido teniendo en la escena tanto nacional como internacional, de ahí, que invitemos con ahínco que lo escuchen, lo bailen y lo disfruten.



Comments

comments powered by Disqus